sábado, 19 de septiembre de 2009


El piloto lanzaroteño, Óscar Cabrera, ha de conformarse con la séptima posición en La Subida a La Cumbre, primera de las dos citas que tenía este fin de semana.

La prueba, realizada por la Escudería Aridane, contó con 38 vehículos en la línea de salida, aunque eran 44 los que se habían preinscrito en los días anteriores.

El piloto lanzaroteño, campeón del Trofeo Neumáticos Jose Luis y el Subcampeonato de Las Palmas de Montaña, asumió su papel de favorito para hacerse con el campeonato regional de montaña en su primer intento.

Los entrenamientos fueron muy bien y el de la escudería Racing Tías conseguía la cuarta posición (5:12,519), que le ponía ya en antecedentes ante el circuito que se iba a encontrar y mejor se pondrían las cosas en la primera pasada oficial, al mejorar su tiempo y pararlo en 5:07,525 aunque no sería celebrado al comprarlo con los tiempos del resto de pilotos y quedar en la novena posición, muy lejos del Porsche 911 de Santi Concepción del grupo GT y de Samuel Rodríguez que con 11 segundos de ventaja se hacía en el primer parcial con el liderato del grupo N.

En el segundo pase por el circuito, no cambiarían mucho las cosas respecto a los primeros clasificados y, aunque consiguió aumentar dos puestos en la general, el primero del grupo N volvió a ser Samuel Rodríguez con el Mitsubishi Lancer Evo 6 y segundo el local
Miguel Ángel Suárez con el Renault Clío Sport FII.

Mañana Óscar Cabrera volverá a tener una nueva oportunidad de hacerse con el regional de montaña, será en la subida a Barlovento que contará con 37 inscritos. Esta prueba, prevista para el pasado mes de agosto tuvo que ser suspendida por el incendio que asoló la isla de San Miguel de La Palma y es por ello y por las obras que se están realizando en la carrera habitual de la prueba, que se ha tenido que usar un cricuito paralelo.